colegio santa maria
“Educamos desde el Amor, con amor, para el amor, hacia el Amor”




PEI . IDEARIO

Ideario

Ideario construido en base a la Pedagogía del P.K. Iluminado de las Gracias recibidas por la Santísima Virgen.

Educamos desde el Amor, con amor, para el amor, hacia el Amor.

El hombre

Adherimos a la idea de Cristiana, que concibe al Hombre como un ser dotado de razón, cuya mayor dignidad está en su condición de hijo de Dios, con el que tiene una relación personal; está dotado de inteligencia y siendo un individuo libre, su suprema rectitud consiste en obedecer voluntariamente los principios morales establecidos por sus mandamientos, por su Ley (el Amor). Es una criatura llamada a la vida divina y libertad de la Gracia y cuya suprema perfección consiste en el Amor.

Todo hombre es imagen de Dios, quien le ha dado una originalidad que lo convierte en una persona única e irrepetible. En esto radica su dignidad fundante. La dignidad de la persona humana exige que todos sus derechos sean reconocidos, respetados, definidos y garantizados, sobre todo el derecho a la vida y a la libertad, lo que implica la ausencia de todo tipo de coacción y respeto a la propia conciencia.

En el Colegio Santa María deseamos formar:

  • Un hombre religioso (en relación con Dios): En este Colegio se cultiva la vinculación con Dios. Esta no está centrada en los actos de piedad o en la mera ilustración catequística, sino en un encuentro personal con Él. Orientamos esta vinculación, respetando edades, situaciones, búsquedas y crisis de los alumnos.
    Pero somos conscientes que el pleno crecimiento se realiza por acción de la Gracia, es por ello que acompañamos a nuestros alumnos y familiares en su formación para recibir los Sacramentos. La Gracia eleva, perfecciona y sana la naturaleza.

  • En este camino se presenta la Santísima Virgen como educadora y modelo

  • Un hombre libre (en relación consigo mismo): después de un proceso de crecimiento y maduración, logra alcanzar el pleno dominio y posesión de sí mismo, poniéndose como meta la libertad de toda esclavitud exterior e interior. Se quiere formar hombres, que en libertad y superando la coacción del ambiente, sepan decidirse por lo que ellos consideran que lo enaltecen como persona.

  • Un hombre social (en relación con los demás): El hombre es esencialmente social, se forma en una comunidad inmerso en ella, se ponen en juego los valores constituidos y se releja el potencial y capital transformador y renovador. En este Colegio se aspita a formar personas transformadoras de su entorno, germen innovador de una nueva forma de ser en el mundo.

Valores sostenidos por un educador del Colegio Santa María:

Acoger y aceptar: Calidez ante el otro, amor que contiene y reconoce y hace que surja en el niño / joven, la seguridad existencial básica.
Alegría: Gozo, agrado por la sola presencia del otro que será formado, y por la tarea a realizar, para que el niño /joven se dé cuenta que la existencia vale la pena y que debe vivirse con alegría.

  • Amor comprensivo: Tolerancia para entender y ubicar las vivencias según el momento existencial que está viviendo el niño / joven.

  • Paciencia: Entereza para vivir situaciones que en realidad no deberían ser así, tratándolas con la mayor serenidad y caridad posible.

  • Respeto Misericordioso: Compasión que permita al formador regalar su respeto al niño / joven, aunque todo se vea o se presente mal, complejo, difuso.

  • Amor Enaltecedor: Amor que eleva, levanta lo mejor de la persona, estimulándolo. Es creer en lo bueno del otro, sin remisión.

  • Amor Exigente: Amor que cree y tiene esperanza en el otro, que sujeta y frena si es necesario, no para impedir ni inmovilizar, por el contrario, para aumentar la presión de la elevación. Es un amor que invita a subir, a ser mejor persona, a crecer más, a formular metas personales difíciles y encumbradas.

Primera Educadora: La familia

La primera educadora es la familia, ya que frente al desafío de la educación, la familia se presenta como la matriz fundamental. “Escuela de Socialización y Paz”. Es en un seno donde se gestan las personas que vivirán, aceptarán, modificarán y gozarán el mundo que les toque vivir.

Lo que cada uno recibe de la familia, es un sello que va a marcar sus vidas y sus caminos. La familia es formadora de personas, educadora de Fe y promotora del desarrollo. Es la Célula Básica llamada a transformar otras estructuras sociales por la fuerza del amir, la solidaridad, la comunión y la participación.

Los padres, primeros educadores, están llamados a desempeñar su función y a realizarla con vocación según su identidad personal. Los padres debemos ser conscientes y responsables de que nuestras vidas, influirán indirectamente en las vidas de nuestros hijos; es por esto que debemos asumir con responsabilidad ésta verdad y vivirla como una verdadera misión. Al educar dejamos una huella sumamente persistente, en la vida de nuestros hijos.

Pero como el ejemplo educa más que la palabra, debemos cuidar incesantemente lo que tenemos en nuestro corazón y en nuestras vidas. Tenemos la obligación de auto-educarnos y auto-exigirnos permanentemente para dar a nuestros hijos lo mejor de nosotros, “ya que ellos son lo mejor de nosotros”.

Siempre demandaremos de la familia y esperamos contar con ella, tanto en la presencia como en el apoyo, la docilidad receptiva y la crítica constructiva.

La educación

Como se dijo, la educación es tarea (misión), que tenemos como padres y como educadores y de la cual somos los primeros responsables.

Educación / Autoridad

Es educación que busca formar personas que sean capaces de descubrir su ideal personal y desarrollarlo; personas plenas y asertivas. Para esto es necesario un estilo particular de autoridad.

Una autoridad que no dependa de decretos ni de investiduras externas, ni pueda ser impuesta o exigida.

Es autoridad que se posee, como resultado de un proceso interior en el educador, por el cual él mismo lucha por la encarnación en su persona de los valores que desea transmitir u de un proceso interior en el educando, por el cual éste percibe, experimenta, y se hace débil a la manifestación de esa encarnación.

“Educar es conducir, ayudar a que alguien encuentre su camino, acompañar el proceso de llegar a ser, no lo que me parece a mí, sino de llegar a ser él mismo único e irrepetible, en la mayor plenitud posible” PK.

Educación mixta

Nuestra educación es mixta, porque creemos el misterio del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios que concreta con dos maneras diferentes de ser y estar en el mundo (el varón y la mujer) con valores propios en sí mismos y en relación de mutua reciprocidad y de complementación.

Afirmamos que la educación debe ser mixta. No para igualar, sino para diferenciar, resaltar, complementar y enseñar la sinergia resultante del aprender a producir con el otro género en forma fructífera.

Educación mixta, es también acompañar la educación de la sexualidad de la persona, que si bien afirmamos es responsabilidad indelegable de los padres, la asumimos como propia de la naturaleza de nuestro estudiante.

Como formadores debemos enseñar al niño / joven a querer y valorar la propia sexualidad, a entender que es una realidad y una tendencia querida por Dios y que la vida sexual pertenece al núcleo y a la esencia de la persona.

El desarrollo de la vida sexual y su potencial creador debe ser también enseñado y conducido ya que forma parte fundamental de la integración de la personalidad y su influencia está siempre latente.

Como Colegio acogemos la propuesta de la Confederación Episcopal argentina de “Educación para el amor”

La educación para el amor no se limita solamente a los aspectos sanitarios, técnicos y científicos, suponte una visión profunda del ser humano, originado en la noción del hombre como persona. “La persona humana, creada a imagen de Dios, es un ser a la vez corporal y espiritual”.

El cuerpo humano, con su sexo, y con su masculinidad y feminidad, es no solo fuente de fecundidad y procreación, como en todo el orden natural, sino que incluye, la capacidad de expresar AMOR. Es decir, la sexualidad humana es parte integrante de la capacidad de AMAR que Dios ha inscripto en el hombre y la mujer. El hombre ha sido creado para el Amor, solo así encuentra su perfecta felicidad.

Educación para ser feliz

Nuestros hacer docente se orienta al máximo cultivo del espíritu dando a los jóvenes orientación en el deber ser desde lo querido por Dios y contribuir en la elevación del espíritu comunitario, acompañando a los padres y brindándoles a ellos la información solicitada.

DESCARGAR PDF

Mensaje privado dado en Salta, entre el 8 y el 13 de mayo de 2001:

Queridas hijas:

Pidan y se os dará dice el Señor, oren mis hijas con insistencia que el Señor oirá vuestras súplicas.

Yo la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús oraré por ustedes. El que de mi mano va, no se puede perder.

Os guiaré por el camino correcto. No dejen pasar éste camino de privilegio, oraré con ustedes.

Las Bendigo.